Percy Mayta Haccha (33) es el minero que había sido dado por muerto, tras el derrumbe ocurrido en la mina Corimayo-Ituata, pero que milagrosamente pudo sobrevivir y enfrentarse a la muerte por sus tres menores hijos y su familia que lo esperan en casa.

Percy es natural del centro poblado de Ayusuma distrito de Caosa y llegó a la mina hace cuatro años aproximadamente junto a su hermano menor Jhon quien lamentablemente perdió la vida en este desastre natural.

En estudios de radio Altura, nos cuenta que esa noche del miércoles, estuvo despierto hasta las 10:30 de la noche aproximadamente y tras dormir un breve lapso de tiempo, volvió a despertarse pasada la media noche y en ese entonces se desataba una torrencial lluvia.

“Era ya casi la 1:00 de la mañana, no podía conciliar con el sueño y de pronto escuche un ruido extraño y cuando intentaba poner de mi pie, el alud de tierra se vino sobre mí y me arrastró unos cinco metros aproximadamente”   contó con la voz entrecortada.

En ese momento mi muerte era inminente, solo pensé en mis hijos (Amdeus, Frank y Deusmar de 2-4 y 6 años) y mi familia. Agrega. “Salí en cuatro pies de los escombros, desesperado corrí al otro extremo pensando que el  huayco iba extenderse y alcanzarme de nuevo” precisa Percy Mayta.

“Llegue donde un amigo mío me preste unas botas para regresar hasta el campamento por mi hermano (Jhon) y otros, pero vi que todo estaba destrozado”. “Seguía lloviendo quise buscar los cuerpos entre los escombros pero no encontré nada debido a la oscuridad; en mi desesperación salí de la zona y cerca de las 3:00 de la madrugada tras una caminata de media hora, llegue a (la mina) corazón y de ahí me vine para Macusani con la ropa manchada de tierra y emprendí viaje a Coasa en busca de mis hijos  y avisar a mi familia de todo lo que había pasado. Llegue como a las tres de la tarde a Ayusuma” detalla Percy.

En tanto su esposa Basilia Hacho dijo que esa misma mañana del jueves, mientras preparaba su desayuno, recibió una llamada de un familiar suyo, confirmándole que su esposo Percy había fallecido en esta tragedia; desesperada se vino a Macusani y cuando se aprestaba a viajar hasta la misma zona del desastre, (cerca de la 3:00 de la tarde) recibió otra llamada indicándole que el padre de sus hijos estaba con vida y que había vuelto a casa.

El joven minero dice que por ahora está indeciso. “No sé si volveré al lugar a trabajar, pero también es mi sustento económico para mi familia como para muchos de los que están allí”. “Perdí a mi hermano y a mis demás compañeros, me duele mucho, pero allí la vida es muy arriesgada” concluye en esta entrevista que tuvo con radio Altura.