Un grupo de vecinos de la calle Carabaya en el distrito de Crucero protagonizaron un sorpresivo cacerolazo en rechazo a los elevados montos que se cifraron en los recibos de energía eléctrica y pidiendo la atención de las autoridades para sobresalir de esta crisis nacional.

Los pobladores señalan que los pocos recursos que tenían ya se les acabó y sus sobrevivencia es cada vez más difícil. A esto se suma los elevados montos que se consignan en los recibos de luz que fueron colocados por Electro Puno de forma arbitraria y sin  la debida lectura de los medidores, refirieron los pobladores.

En otros distritos no se descarta realizar este tipo de protestas contra Electro Puno, por –lo que consideran- abusos que se estaría cometiendo.