Ante una multitudinaria masa humana, fueron recibidos el féretro que trajo los restos mortales del presidente de las Rondas Campesinas del distrito de San Antón en la provincia de Azángaro, Pio Moroco Alata, quien dejó de existir la tarde del último martes  luego de dar una dura batalla a una penosa enfermedad. Hoy será enterrado en el centro poblado de Cañicuto.

Autoridades, amigos y familiares, llegaron hasta la plaza de armas del distrito de San Antón, para rendirle un merecido homenaje y hacer mención del gran trabajo que realizó en estos últimos cinco años como presidente de las Rondas Campesinas por dos periodos consecutivos.

El cuerpo del rondero fue trasladado pasado el mediodía de este miércoles, hasta el centro poblado de Villa Hermosa de Cañicuto, lugar de donde era natural el mencionado ciudadano.

Desde el 2014 Pio Moroco emprendió este incansable trabajo de  posicionar y fortalecer la organización de las Rondas Campesinas en este distrito; propósito que lo logro a costa de mucho esfuerzo poniendo de su parte hasta du recurso económico. Así lo recordaron los demás directivos de esta organización social.