El gerente de Desarrollo Social del Gobierno Regional de Puno, Ricardo Delgado, anunció que esta semana formalizará su renuncia al cargo ante el Ejecutivo Regional, debido a las discrepancias que tiene con la gestión del vicegobernador regional, Agustín Luque Chaiña.

“Hay voces discrepantes en este contexto y los consejeros están sugiriendo al vicegobernador cambio de gerentes y directores sectoriales, por eso he decidido en poner mi cargo a disposición”, expresó el servidor público.

Asimismo, dijo que tiene muy claro su compromiso de trabajar con la gestión de Walter Aduviri y lograr los objetivos impulsando como por ejemplo el Plan Collasuyo, que orienta el desarrollo integral del departamento. Pero una vez más se evidencia que los funcionarios de confianza de Aduviri desconocen de gestión pública, en vista que el plan en mención nunca fue implementado y mucho se modificó el Plan Estratégico Institucional (PEI).

En importante mencionar que, durante estos 9 meses de gestión del gerente de Desarrollo Social, Ricardo Delgado, sólo se invirtió 53 mil soles de los más de 2 millones 240 mil, que se destinaron para el proyecto Nutrición Infantil de la Zona Centro, que involucra a las provincias de San Román, Azángaro y Lampa.

Igualmente, apenas se invirtió el 16 por ciento de los 2 millones 367 mil soles presupuestado para el proyecto Nutrición Infantil de la Zona Circunlacustre. Para el proyecto “Mejoramiento de las capacidades para prevenir la desnutrición crónica, en menores de 3 años en las provincias de Carabaya, Melgar y Sandia, se tiene 2 millones 312 mil soles, pero hasta ahora no se gastó ni un céntimo.

Por otro lado, se cuenta con 57 millones 138 mil 259 soles para la construcción fortalecimiento de la capacidad resolutiva del hospital regional Manuel Núñez Butrón de Puno, pero hasta el momento no se logra consumar la licitación pública para la ejecución del nosocomio. Y así hay varios proyectos con financiamiento que dependen del sector Desarrollo Social, pero no se tuvo la capacidad suficiente para alcanzar las metas.