El último fin de semana, la Ciudad Lacustre registró su temperatura más baja en lo que va del año, llegando a valores de -3.2 grados Celsius, según informó el Senamhi Puno. En tanto, en la ciudad de Juliaca la temperatura descendió hasta -11 grados.

Las localidades altoandinas de la región fueron las que soportaron las más bajas temperaturas; en Mazocruz (El Collao), por ejemplo, la temperatura bajó a -17,6 grados Celsius; en el Centro Poblado La Rinconada, a su vez, además de bajar los valores, estos fueron acompañados de vientos y nevadas.

“La sensación de frío acompañadas con heladas continuarán hasta la madrugada del miércoles 23 de agosto; posterior a ello, se presentarán precipitaciones pluviales esporádicas en algunas zonas del Altiplano”, sostuvo Sixto Flores Sancho, director regional del Senamhi.

El funcionario advirtió, además, la presencia de vientos en varias provincias de la región, por lo que exhortó a la población de la zona rural a tomar sus previsiones, de modo que eviten la afectación de sus viviendas.

Flores Sancho avizoró que el comportamiento climático irregular se sentirá con mayor presencia y calculó que para el año 2030 la región Puno estaría soportando cambios radicales que afectarían a la actividad agrícola, entre otros sectores.

En otro momento, explicó que la ausencia de lluvias se va acrecentando cada año; y, finalmente, agregó que cabe la posibilidad de que en los próximos días se presenten ráfagas de viento, con mayor intensidad en las zonas que se encuentran por encima de los 4 mil metros de altura.

-3.2 grados Celsius soportó la ciudad de Puno el último fin de semana, temperatura que fue la más baja en lo que va del año.