En Puno, un padre de familia denunció que su expareja le roció ácido en el rostro a su menor hijo. Desesperado y con lágrimas en los ojos, Juan Quispe Puma indicó que Noemí Mendoza agredió a su primogénito de apenas un año y 7 meses, al extremo de echarle ácido en los ojos y el cuerpo. El pequeño Antoni está ciego y su mal es irreversible.

Quispe Puma manifestó que hace meses acabó la relación con la mujer y que él decidió quedarse con la custodia del niño; sin embargo, la mujer reclamó la tenencia, la cual fue otorgada por las autoridades, ya que argumentó que era un hombre violento. De ahí no supo más del pequeño, porque se lo habría llevado a Sandia.

“Hace un mes me vienen a dar a mi hijo de esta forma, cómo es posible que le hayan hecho esto”, dijo el padre de familia entre sollozos.

Denunció que el pequeño fue agredido hace más de un mes, empero nunca fue tratado por las lesiones graves que le originó el compuesto químico. Incluso tiene quemaduras por ácido en el cuerpo, su ceguera es irreversible y una fractura en su pierna.

Hoy realizó un plantón en la ciudad de Juliaca en Puno, pidiendo que se haga justicia. Culpa de esta salvajes agresión a su expareja y al actual conviviente de esta. “No está detenida, no la han interrogado, pido que se haga justicia por mi hijo, precisó Juan Quispe.