El alcalde podrá retomar su puesto de gobierno, pero también tendrá que seguir reglas de conducta si quiere afrontar el juicio libre

Luego de 21 días en la cárcel, el alcalde de Puno, Iván Flores vio la luz de la libertad en vista de que el magistrado Reynaldo Luque ordenó su inmediata excarcelación.

A las 16:40 horas de ayer, salió del penal y fue recibido por simpatizantes, autoridades y allegados políticos entre vivas y exclamaciones.

Sin embargo, recordó el abogado Tirso Vargas, le espera un difícil proceso judicial, pues le toca afrontar la denuncia por colusión desleal agravada en comparecencia con restricciones, es decir, está bajo control del Poder Judicial.

Dicho control, de acuerdo a lo detallado en la resolución 12-2017, implica cumplir religiosamente con todas las citaciones judiciales, no variar de domicilio e informar de todas sus actividades, ir a firmar cada 15 días en el juzgado, y depositar 8 mil soles como garantía (caución).