El Gobierno de Perú superó la meta establecida al erradicar este año más de 25,500 hectáreas de cultivos ilegales de coca, anunció el ministro del Interior, Carlos Morán, durante la clausura de las actividades del Proyecto Especial de Control y Reducción de los cultivos de Coca en el Alto Huallaga (Corah) en Satipo, región Junín.

“Quiero saludar al policía, al militar, a los trabajadores del Corah, que con su trabajo, sacrificio y dedicación han permitido que podamos llegar a la meta propuesta y superar las 25,000 hectáreas de erradicación de cultivos ilegales de coca. Ellos merecen un aplauso”, aseveró.

Asimismo, agradeció la cooperación del Gobierno de los Estados Unidos, por medio de la Sección de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (SAAL), y consideró que es “un socio estratégico” en la lucha asumida por el Estado peruano contra el tráfico ilícito de drogas.

El proyecto Corah, con apoyo de Policía Nacional del Perú, ha logrado erradicar a la fecha 25,526.31 hectáreas de coca ilegal, cuando la meta era 25,000 hectáreas, según el Plan Anual de Reducción del Espacio Cocalero Ilegal en el Perú.

Este año también se ha logrado erradicar 15,008 parcelas de plantaciones de coca ilegal; además, 7,358 metros cuadrados de almácigos de hojas de coca y se destruyeron 12 laboratorios de producción de droga.

Las operaciones antidrogas del Corah empezaron el 16 de febrero del 2019 en los siguientes ejes: Aguaytía y Pucallpa (Ucayali), Ciudad Constitución (Huánuco), Pebas/San Pedro y Caballococha (Loreto), San Gabán (Puno/Cusco), Mazamari y Alto Anapari (Junín).

Aliado valioso

Por su parte, el embajador de los Estados Unidos en nuestro país, Krishna R. Urs, saludó el liderazgo del gobierno del presidente Vizcarra para enfrentar de manera decidida el cultivo de coca ilegal, el narcotráfico y el terrorismo en el Perú.

“El sacrificio de los trabajadores del Corah y de los oficiales de la Policía Nacional del Perú, bajo difíciles condiciones durante este año, contribuye a reducir la producción global de cocaína y fortalecer los esfuerzos mundiales para prevenir la adicción a las drogas. El Perú es un aliado valioso”, declaró.

En la ceremonia de clausura también participaron el comandante general de la Policía Nacional del Perú, general PNP José Lavalle; el viceministro de Recursos para la Defensa, teniente general FAP (r) Javier Ramírez; el presidente ejecutivo de Devida, Rubén Vargas; y el jefe del Proyecto Especial Corah, general PNP (r) Clever Vidal.