El Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación el trabajo fotográfico de Martín Chambi, por su destacable labor en el registro y la difusión del patrimonio cultural inmaterial del sur andino peruano.

Asimismo, la institución nacional señaló que la obra del destacado fotógrafo puneño es universal, porque su arte traspasa fronteras que han alcanzado el reconocimiento internacional. Prueba de ello son las exhibiciones que ha tenido en distintos países.

El Mincul destacó también la diversidad de las fotografías de Chambi, porque reflejan la esencia y la identidad del Perú. Se refirieron, además, a su obra como un referente para la investigación científica y cultural, y su labor en salvaguardar la memoria colectiva del país.

La entrega de la declaratoria se realizará en una ceremonia, a modo de homenaje, este jueves 7 de noviembre, a las 7 p.m., en el Ministerio de Cultura. Participan María Emma Mannarelli, directora de la Biblioteca Nacional; Natalia Majluf, historiadora del arte; y Javier Lizarzaburu, representante de la oficina de Unesco en el Perú.

Sin duda, un encuentro que celebra el trabajo de Chambi, a puertas de cumplirse el 128 aniversario de su nacimiento este 5 de noviembre.

SOBRE SU VIDA Y PASIÓN

Indigenista, retratista, paisajista y cosmopolita. Todo se le ha dicho y puede que todo lo sea. Su obra es heterogénea como el Perú. El fotógrafo Martín Chambi capturó la esencia del país y mostró su realidad y belleza al mundo. Ahora, su trabajo ha sido declarado Patrimonio Cultural de la Nación, por el Ministerio de Cultura.

Martín Chambi nació en el distrito de Coasa, en la provincia puneña de Carabaya. Hijo de campesinos, su vocación por la fotografía se incrementó a los 17, cuando trabajaba en una mina de oro. Es así que motivado por esta pasión se formó en Arequipa, en el estudio de Max T. Vargas.

A sus 26 años abrió su primer estudio fotográfico en Cusco. Allí se dedicó a hacer trabajos de índole comercial, pero también a tener una mirada más íntima, más profunda. Realizó retratos y fotografías de paisajes de cada rincón del sur del Perú. Estas tienen un valor antropológico y cultural, por lo que lo llamarían, años más tarde, indigenista.

Su vasta producción incluye más de 4 000 imágenes, realizadas entre 1920 y 1950. Según la crítica especializada, es uno de los trabajos etnográficos más importante del mundo. También forman parte de su patrimonio sus cámaras, bienes personales, fotografías de la época, publicaciones. Todo el archivo se encuentra en Cusco, bajo la protección de la Asociación Martín Chambi.

El legado de Martín Chambi se transmitió de generación en generación. El fotógrafo peruano enseñó a sus hijos el amor por la fotografía y la cultura del país. Así, sus hijos, nietos y bisnietos decidieron continuar su labor con la asociación que lleva su nombre.