El nuevo hospital de apoyo San Martín de Porres de Macusani, que entrará en servicio en enero próximo en la provincia de Carabaya, región Puno, contará no solo con un moderno equipamiento biomédico, sino que accederá a los servicios de telemedicina y de historias clínicas electrónicas, con lo cual mejorará la calidad del servicio de salud a la población.

Así lo anunció la ministra de Salud, Elizabeth Hinostroza, añadió que el flamante nosocomio también tendrá un bien implementado laboratorio que contribuirá a un mejor diagnóstico a los pacientes.

También resaltó que, gracias a una transferencia de 4 millones de soles por parte del Ministerio de Economía y Finanzas al gobierno regional, se contratará 195 servidores de salud para el buen funcionamiento del nuevo hospital.

Sostuvo que este hospital es resultado del trabajo conjunto de los gobiernos nacional, regional y local, así como del equipo técnico del Ministerio de Salud que se quedará en Puno para garantizar que el nuevo nosocomio funcione adecuadamente.

Hinostroza Pereyra, quien acompaña al presidente de la República, Martín Vizcarra, en la visita a Puno para supervisar la implementación del nuevo hospital de Macusani, destacó que en dicha región existen 21 proyectos de inversión pública en el sector salud.
El hospital de apoyo San Martín de Porres de Macusani contará con consultorios, salas de operaciones de alta complejidad, área de hospitalización y de emergencia, una moderna área de rehabilitación única en la región Puno, entre otras áreas en beneficio de 73,946 pobladores.
La emblemática obra forma parte de los servicios de salud de calidad que, camino hacia Bicentenario de la Independencia del Perú, el Gobierno, a través del Ministerio de Salud (Minsa), pondrá en funcionamiento en enero del 2020 para disminuir las brechas desigualdad, y donde la salud sea vista como lo primero y esencial en beneficio de más personas, en especial de las que viven en las zonas alejadas.