Pascual Luque Mamani, hermano del gobernador regional de Puno, Juan Luque Mamani, reveló que el movimiento Proyecto de la Integración para la Cooperación (PICO), se encuentra actualmente en crisis dirigencial y política, por lo que peligra su participación en las elecciones regionales y municipales del 2018.

Según el fundador del PICO, los militantes y los simpatizantes de esta organización política, que llevó al sillón del Gobierno Regional de Puno (GRP) a Juan Luque, ha disminuido considerablemente, a falta de algunos meses para que se celebren las elecciones regionales y municipales.

“Los afiliados del movimiento del PICO estamos diezmados por esta coyuntura actual”, fueron las declaraciones que brindó el hermano de la autoridad regional, al recordar que dicha organización ya no cuenta con un Comité Regional desde el pasado 14 de octubre del 2015.

Asimismo, señaló que a raíz de que no se renovó la junta directiva oportunamente, el movimiento PICO no pudo presentar la información financiera a la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), obligación que no se cumplió por culpa de algunos oportunistas que trabajan en el GRP.

“Se autotitulan dirigentes del PICO, como por ejemplo el consultor de la instancia regional Adan Urquizo Oblitas, quien se hace llamar el secretario general de la organización política, pero solo es el secretario provincial de Puno”, esclareció Pascual Luque.

Según el portal web, del registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Pascual Luque Mamani figura como personero legal titular del PICO, desde la fecha que fue inscrita esa organización política.

14 de octubre del 2015 se tuvo que elegir a los nuevos directivos del movimiento regional PICO; sin embargo, no se hizo.