El ministro de Educación, Ricardo Cuenca, indicó este martes que no será obligatorio ponerse una vacuna contra la COVID-19 para matricularse a clases el próximo año y remarcó que el retorno a las aulas será voluntario.

“Va a ser voluntario el retorno a clases, cuando hablamos de modalidad presencial. Y no, no será necesario tener ninguna vacuna como elemento determinante para poder matricularse a las clases presenciales o semipresenciales“, dijo.

El ministro precisó que, en su Sector, “los que van a tener prioridad” en la recepción de vacunas “son los docentes”. “Originalmente no estaban en la lista preliminar. Luego de conversaciones con el Ministerio de Salud, estamos tratando de modificar esta norma para poder incluir a los docentes y se sientan seguros para dar las clases”.

En otro momento, señaló que el año escolar comenzará el 15 de marzo y terminará el 18 de diciembre y que “el aforo de las aulas será aproximadamente el 40%”.

En la escuela pública, se tendrá una semana en mayo y otra en octubre para que el receso de estudiantes sea un “proceso de reentrenamiento, capacitación, revisión de lo hecho por los profesores”.