El temible río Inambari solo devolvió el cuerpo de la madre y el de su hija de dos añitos, sin embargo la otra menor de cuatro años continúa como desaparecida y la familia vive en la angustia y el desconsuelo.
Como se recuerda ya a fines del mes de agosto se había reportado la desaparición de una madre de familia y sus dos menores hijas en el centro poblado de Lechemayo, días después se ubicaron los cadáveres de la madre y de una de sus hijas.
Ya pasaron varias semanas desde su desaparición y hasta ahora no se sabe de la otra niña que también aparentemente fue llevado por el río Inambari. Las circunstancias son confusas. La familia aún vive con la esperanza de poderla ubicar el pequeño cuerpesito.