“No renunciaré y esperaré el resultado de la interpelación”, manifestó Martens en respuesta a los voceros de la bancada fujimorista de Fuerza Popular, quienes exigen su renuncia. En la interpelación, Martens debió responder 40 preguntas de la oposición, de mayoría fujimorista, referidas a la reciente huelga de docentes y al estado de la educación en el Perú.

Martens dijo que una huelga “no es motivo para una censura”, y subrayó que, si bien un sector de los docentes perseguía legítimas reivindicaciones, hubo otro sector que estuvo motivado por intereses políticos. Asimismo, subrayó que la dirigencia de los docentes estuvo dividida, lo cual complicó más el proceso de diálogo y negociación.

Respecto a las evaluaciones docentes, la ministra Martens ratificó que el Ministerio de Educación no tiene la intención de despedirlos, sino de fortalecer sus competencias.