Luego de prácticamente una semana de haber desaparecido, las aguas del lago Titicaca, devolvieron el cadáver de Eduardo Mollinedo Layme (55), el guardián de jaulas de trucha que desapareció el 1 de enero del presente año, en la jurisdicción del distrito de Juli, provincia de Chucuito.

La angustia de los familiares se convirtió en profundo dolor cuando la noche del lunes 4 de los corrientes comprobaron que, a la altura del centro poblado de Molino, flotaba su cuerpo. Dadas las circunstancias, efectivos de la policía y la comunidad en general determinaron que las labores de rescate se realicen un día después.

Esta tarea se tuvo que suspender para el día de hoy miércoles, cuando finalmente el lago devolvió el cuerpo de Mollinedo Layme.

El pescador artesanal Luis Mulluni, fue quien encontró el cuerpo, luego de realizar una faena de búsqueda.Para concretar el objetivo lancheros, policía, miembros del Ejército y buzos colaboraron con la familia para finalmente poder  tener la posibilidad de darle sepultura.