Rufino Ramos Cutipa, presidente de la urbanización Saúl Cantoral del cono oeste de la ciudad de Juliaca, cuestionó duramente a las empresas proveedoras del gas en el país por el reciente incremento del balón de 10 kilos.

Señaló que hay un monopolio de estas sociedades y que las instituciones competentes no ponen barbas en remojo para intentar regularlo.

Añadió que en la actualidad este combustible es fundamental para la preparación de alimentos y otros de las familias juliaqueñas, ya que no existe el kerosene, leña y otros como en antaño.

En ese sentido instó a la población a mostrar su punto de vista en las calles, hasta hacer retroceder este abuso contra el pueblo peruano.