Agentes policiales de Puno encontraron a una adolescente de 15 años que fue explotada sexualmente en bares clandestinos de la provincia de Carabaya y San Román, en la mencionada región. La madre de la menor reportó su desaparición hace cuatro meses.

La víctima de explotación sexual se encontraba deambulando por la calle durante la inmovilización social dispuesta por el Gobierno para contrarrestar la propagación del nuevo coronavirus (COVID-19). Así lo dieron a conocer las autoridades de la región Puno.

Los agentes dieron a conocer que la menor se encontraba caminando sola en el jirón San Pablo de la urbanización del mismo nombre, salida hacia Lampa en Juliaca. Esto sucedió un sábado por la tarde.

La denuncia fue presentada por Cirila T.T. (48), madre de la adolescente, el 31 de enero del año en curso. La mujer fue a la comisaría de Juliaca para comunicar a los policías que su hija salió al mediodía del día 29 de enero y no retornó a su casa

En diálogo con los efectivos del orden, la hija de la señora Cirila dijo que fue obligada a desempeñarse como dama de compañía en una cantina ubicada en el distrito de San Gabán, en la provincia de Carabaya. Este hecho se suscitó en los primeros días de febrero.

Pese a la cuarentena, un local clandestino del sector de Pedro Vilcapaza, en Juliaca, atendía al público con normalidad. En este lugar, la menor también era obligada a beber licor con ocasionales clientes. Se presume que, durante ese tiempo, sus captores la hacían dormir en un hospedaje de la ciudad.

Fuente: La República