Los fuertes vientos que soportó el distrito de Nuñoa-Melgar la tarde del último martes, provocó el derrumbe de un árbol de más de 10 metros de altura en la zona urbana de este distrito. Ciudadanos que circulaban por la zona de milagro no fueron impactados por el tronco.

El evento natural comenzó pasado el mediodía y cerca de las 2:30 de la tarde terminó por derribar el árbol ubicado en el Jr. José Olaya de Nuñoa, que milagrosamente causó solo daños materiales.

Tras lo ocurrido los vecinos del lugar acudieron rápidamente al lugar para ver si entre el árbol se encontraba atrapado algún ciudadano, sin embargo esa posibilidad fue descartada rápidamente. También el fuerte ventarrón causó daños a los techos de viviendas en la zona.

Imagen referencial