El reconocido intérprete vernacular Eusebio “Chato” Grados murió hoy víctima de un paro cardiaco.

Su deceso se produjo en medio de los procesos de diálisis a los que se sometía por los males renales que lo aquejaban.
Su hijo Víctor Grados Vega confirmó la triste noticia que enluta al género vernacular. Incluso le dedica, a pocos minutos de su deceso, una sentidas palabras ante la inesperada partida.
“Padre mío, no puede ser, tú lo dijiste: el Pío pío se habrá terminado cuando ya no estés. Ahora cantarás desde arriba; siempre te amaré padre… Tengo un gran dolor en mi alma… por qué Dios mío”, señala su hijo, quien también es músico y heredero del talento del genial Eusebio “Chato” Grados.