Desde hace meses atrás se viene hablando de las irregularidades que se cometen en nuestra región en torno a la Copa Perú 2017, lo que al parecer tiene ahora su punto álgido en la clasificación a octavos de final del club Alfonso Ugarte, en desmedro del Sien Carabaya.

La población de Macusani, producto de ello, ya no cree en el fútbol profesional, pues se sienten defraudados por la forma en que fue eliminado su equipo, que históricamente logró llegar a estas instancias de la Copa Perú.

Para los hinchas carabaínos y para los aficionados del deporte rey, según información que viene circulando por las redes sociales, el presidente de Alfonso Ugarte, Roger Saya Tapara,
“es la cara visible de la mafia del fútbol puneño para los ojos de la población”.

Una de las causas para esta reacción es el sospechoso abandono de cuatro jugadores fundamentales que sufrió el Sien, justo antes del partido crucial que definía su clasificación a los octavos de final: Waldir Pelezuelos (capitán), Antonio Casanova, Andry Huarypata y Gian Carlo Tassara.

Ellos habrían hecho “arreglos” para poner en desventaja al cuadro carabaíno. Según los hinchas, los jugadores foráneos tuvieron poca identidad con la provincia de Carabaya, y la región.

A esto se sumó el poco desenvolvimento de los jugadores del cuadro del Allincapac, y la forma humillante de ser derrotados por 5 – 1 en el partido de vuelta del repechaje. De acuerdo a los pobladores de Carabaya, “Alfonso Ugarte se la llevó fácil por una mano negra: Roger Saya”.

“La actitud adoptada por esta cúpula de jugadores es considerada como una traición. Mejor que se apueste por la educación o salud”
Yonel Gutierrez
Ciudadano carabaíno (Andes)