La mayor aceptación del jefe del Estado se registra en el Perú urbano (53%) y en los más jóvenes (59%). Y en el nivel socioeconómico C, llega al 57%, mientras que la mayor desaprobación se da en los sectores más pobres, donde obtuvo un 45%.
 
La muestra revela que la popularidad del mandatario es mayor entre los encuestados que se identifican con una posición política de centro (59%) así como entre los que afirman haber votado por el candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, en la segunda vuelta (56%) o en blanco/nulo (54%).
 
 
Mientras que la mayor crítica se da entre los que se califican de derecha (47%) y los que votaron por la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori (48%), el último 6 de junio).
 
El salto más grande lo ha tenido en la macrozona sur, en el que el apoyo de Sagasti se incrementó en 24 puntos, pasando de 25% en mayo a 49% en junio, mientras que en centro subió 22 puntos y ahora tiene 55% de aceptación.
 
Asimismo, ha aumentado el respaldo de los jóvenes en 22 puntos: en mayo su aprobación era de 37% y ahora es de 59%.