El impacto económico de la pandemia de COVID-19 ha afectado con mayor fuerza a las mujeres, acrecentando la brecha de género, según la directora de la Fundación Forge, María José Gómez.

En el 2020, según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática del Perú (INEI), las mujeres que dejaron de ser parte de la población económicamente activa (PEA) fueron casi el doble (23.4%) que los hombres (12.1%).

“El coronavirus modificó los porcentajes de participación económica: el cierre de escuelas hace que los niños estén aprendiendo en sus casas bajo el acompañamiento mayormente de sus madres que no pueden dejarlos solos, lo cual impacta en la estabilidad de sus empleos”, señaló.

A nivel nacional solo la mitad de las mujeres participan en la actividad económica. Además, se estima que solo el 39% de mujeres se ocupan en empleos formales.