Luego de conocerse que el gobernador regional devolvió los expedientes de dos proyectos importantes para la ciudad de Puno, a pesar de que hubo un compromiso, el consejero por la provincia de Puno, Walter Paz Quispe Santos, lamentó que la autoridad regional jamás tuvo voluntad política para trabajar obras en la provincia de Puno.

“No sabemos si es una venganza, o una represalia del gobernador regional contra la población que ciertamente no lo ha apoyado en las elecciones y las veces que nosotros hemos conversado con él,…él ha señalado de que no ha tenido efectivamente el apoyo del sur, es por eso que prefería hacer obras en el norte”, dijo Quispe Santos.

Aseguró que el gobernador regional pretende engañar a la ciudadanía de Puno, inaugurando obras que no tienen presupuesto, un claro ejemplo sería el Club del Pueblo, el mismo que no tiene presupuesto, y que según el gerente general se buscaría presupuestos de otras obras, a pesar de ser indebido.

Replicó que en reiteradas oportunidades solicitaron la atención de la totalidad de las provincias, pero a cambio la autoridad regional pediría ser un tránsfuga, para impedir el trabajo de fiscalización, actualmente se habría comprado a consejeros de Chucuito – Juli, Melgar, a cambios de pequeñas obras.