Mientras cargaban su ataúd, familiares y amigos del joven asesinado Sergio Romero Gavilan, protestaban con pancartas en mano exigiendo justicia por su muerte y pidiendo a las autoridades celeridad en la investigaciones para dar con los responsables de su asesinato

 Decenas de personas llegaron hasta Loromayo en la provincia de Carabaya pidiendo justicia. Con pancartas en mano, arengas solicitaban identificar a los responsables.

Sus hermanos llegados desde Huancavelica, indignados indicaron que su familiar fue asesinado y ya tienen personas sospechosas sin embargo el Ministerio Público no estaría acelerando las investigaciones para dar con los responsables.