El cadáver del taxista Luciano Juliano Valeriano Quispe (52), natural de San Antón-Azángaro, quien permanecía desaparecido desde el pasado 12 de enero, fue encontrado este lunes en el distrito de Potoni en un estado de descomposición. Parte de su cuerpo fue devorado por los canes.
Las escalofriantes escenas fueron reportadas hasta radio Altura este lunes 27 de febrero, cuando los familiares, tras una larga búsqueda, se toparon con el cadáver del transportista.
El cuerpo en un evidente estado descomposición, fue hallado en el kilómetro 29+640 de la carretera Potoni-San José (en una canaleta), junto a un perro blanco que merodeaba el lugar.
El lugar, es una zona despoblada, lo que hizo complicado ubicar el cuerpo de la víctima quien habría sido asesinado cruelmente. Una corbata rosada cubría su cuello, lo que hace suponer que el chofer de taxi, fue ahorcado.
Hasta el lugar llegaron más familiares, autoridades y el fiscal de turno de la provincia de Azángaro Luis Alberto calcina Mamani, junto a peritos de criminalística de la ciudad de Juliaca a las 4:00 de la tarde, para proceder con el levantamiento del cadáver ante el asombro de la población.
Esta misma tarde el cadáver del taxista fue llevado hasta la morgue del distrito de Asillo.
Hay recordar que el ciudadano, desapareció luego de que un grupo de personas le solicitaría un servicio de transporte (expreso) desde el distrito de San Antón a Crucero, desde esa fecha, de él no se sabía nada. Habitualmente la victima brindaba servicio de taxi en la ruta Antauta-San Antón-vicerversa.