El Gobierno de Bolivia tomo la decisión de clausurar el año escolar ante el incremento de casos por COVID-19. De esta manera, se confirmó la promoción a los niveles superiores de escolaridad, quedando descartada la aplicación de la modalidad a distancia.

“No hay otra salida que clausurar el año escolar”, aseguró el ministro interino de la Presidencia, Yerko Núñez, en una conferencia de prensa en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

La decisión del Gobierno interino fue para “defender la vida, la salud y la integridad de estudiantes, docentes y padres de familia y de la sociedad en su conjunto”, sostuvo.

Asimismo, Núñez precisó que la gestión escolar quedó concluida el pasado 31 de julio y que la decisión se aplica a partir de este lunes 3 de agosto, sosteniendo que las clases a distancia por medio de internet no deberán impartirse.

“La gran mayoría en el área rural no cuenta con internet, además, la fibra óptica lamentablemente solo llega a las ciudades”, fue la explicación que ofreció Núñez para justificar la no enseñanza de sesiones educativas a distancia.

El ministro interino mencionó que ningún alumno escolar reprobará el año y que el salario de los maestros dependientes del Estado se va a seguir pagando los meses que restan del año.

Cabe destacar que Bolivia afronta hace varias semanas el incremento de contagios por la COVID-19, que ha dejado hasta ahora 3.064 muertos y 78.793 casos confirmados desde la detección de los primeros contagios, en marzo pasado.