Gualberto Sallo, burgomaestre de Chinchero; Edwin Licona, gobernador regional; y Carlos Moscoso, alcalde de la Ciudad Imperial, dicen que con anuncio del MTC sobre remodelación del viejo terminal aéreo Velasco Astete, el proyecto se extingue.

Visitar Cusco es una de las experiencias más fascinantes para la vida de cualquier viajero. Sin embargo, arribar y salir del Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete, construido en el año 1964, puede ser una experiencia incómoda y enojosa para el turista promedio. Escaleras eléctricas que solo suben (hay que usar el ascensor para bajar), counters atestados de personas reclamando por sus vuelos atrasados (algo habitual por el clima) y asientos de espera copados son solo algunas de las molestias que a diario tienen que soportar los visitantes nacionales e internacionales.

De la Ciudad Imperial alquilamos un auto y tomamos la ruta de Belempampa hasta llegar al turístico distrito de Poroy, luego avanzamos hasta la localidad de Cachimayo, en la provincia de Anta, y de allí arribamos al distrito de Chinchero, en la provincia de Urubamba, donde sus habitantes exigen que se construya el moderno aeropuerto internacional. Hay casi una hora de camino entre la capital de Cusco y esta jurisdicción por una pista en la que transitan colectivos interregionales, vehículos particulares y buses de todo tipo.

En el lugar, el alcalde de Chinchero, Gualberto Sallo, lamentó la situación en la que se encuentra el proyecto del aeropuerto. “Acá venimos trabajando desde hace 7 años para que esta iniciativa tenga luz verde. Sin embargo, la mirada mezquina de la clase política y empresarial del país hace que esto hasta ahora no se concrete. Por ello, yo sigo siendo pesimista sobre su construcción”, sostuvo a Perú21.

Agregó que ha solicitado una cita con el ministro Bruno Giuffra y la premier Mercedes Aráoz para conocer la situación actual en la que se encuentra el proyecto y las posibilidades que tiene de concretarse.

“A la reunión iré con los representantes del Frente de Defensa de Chinchero, que se encuentran en una etapa de tregua. Sin embargo, luego de conversar con ambos representantes del Ejecutivo, vamos a tomar decisiones trascendentales”, aseveró Sallo.

El burgomaestre manifestó que el Gobierno tiene que entender que los 15 mil habitantes de Chinchero y sus autoridades se están preparando para estar a la altura de un terminal aéreo de primera.