Un aluvión sorprendió a decenas de pobladores del distrito de Santa Teresa, provincia de La Convención, cerca de las 14:00 horas de ayer. La lluvia produjo que el río Salkantay aumente su caudal y se desborde, arrasando con viviendas del centro poblado de Sahuayaco. Un informe preliminar indica que hay 318 familias damnificadas —unas 1 500 personas—, así como cuatro puentes desaparecidos (Suriray, Saucepampa, Huayquiña y Sahuayaco). No se descartan desaparecidos.

Los pobladores, atemorizados por lo ocurrido, subieron a los cerros por sus vidas. Vieron cómo se caían puentes y desaparecían sus casas. Las imágenes que registraron algunos mostraban cómo enseres y hasta vehículos eran arrastrados por las aguas.

Ante la emergencia, el gobernador Jean Paul Benavente se reunió con autoridades en el Centro de Operaciones de Emergencia de Cusco. En la cita, determinaron la salida de camiones para llevar ayuda humanitaria. Por los daños a la carretera, esta ayuda se trasladó por zonas de la Hidroeléctrica y Santa María.

Hoy dos helicópteros sobrevolarán las zonas afectadas para evaluar los daños y llevar más ayuda. Se realizaría un puente aéreo para evacuar a posibles heridos. Asimismo, muchos habitantes se encuentran incomunicados por la caída del servicio de telefonía y la red eléctrica, esto dificulta aún más conocer cuál es el panorama real.

Zonas críticas

Benavente también mencionó que se identificaron tres puntos críticos en La Convención: Sahuayaco (Santa Teresa), Chaullay (Maranura) y Sambaray (Quillabamaba). Hasta el cierre de esta edición, personal de Defensa Civil continuaba recogiendo información de los daños.

En tanto, 400 turistas se encontraban varados en el sector de Hidroeléctrica, rumbo a Machupicchu. Ellos fueron evacuados por personal de la empresa PeruRail.

La Dirección de Comercio Exterior y Turismo pidió a los prestadores de servicios turísticos y población evitar utilizar la ruta Santa Teresa-Hidroeléctrica. Por su parte, el alcalde de Machupicchu, Darwin Baca, pidió a la población mantenerse alerta por el caudal del río Vilcanota.v

La historia se repite después de 22 años en Santa Teresa

Esta no es la primera vez que un desastre natural afecta a la población del distrito de Santa Teresa. En 1998 un aluvión arrasó con todas las viviendas, fue necesario que el 100% de los pobladores evacúe y forme así el poblado Nuevo Santa Teresa, como lo denominaron aquella vez. Tras esa emergencia, no se volvió a presentar ninguna parecida hasta ayer.

En ese entonces, debido al desastre que dejó el fenómeno de El Niño, las autoridades decidieron reubicar el distrito 500 metros más arriba de la zona devastada, en un lugar llano y con mayor seguridad. Los habitantes empezaron de cero, construyeron sus viviendas y comenzaron una nueva vida, con la esperanza de que esa historia no se repita.