Ante la disposición de cerrar las puerta de los cementerios los días 01 y 02 de noviembre, los  familiares de las personas que fallecieron acudieron hasta este campo santo para recordarlos con arreglos florales con algunas ofrendas entre otras.

A afueras del cementerio se pudo apreciar a personal de seguridad que venia haciendo el control respectivo con la finalidad hacer respetar las medidas de bioseguridad, como el uso de la mascarilla, evitar la aglomeración entre otras.

También se pudo ver a comerciantes que se dedican a la venta de flores, quienes indicaron que la compra de estos productos son mucho menores a los de años anteriores y ven afectados sus economías.