Familiares de las víctimas del 24 de junio del 2011, indicaron que a diez años de la sangrienta lucha del “Azangarazo”, las víctimas que protestaron por el contra la contaminación de la minería ilegal siguen olvidadas y clamando Juliaca.
Ni los familiares de los seis fallecidos, ni lo más de 30 heridos, muchos de ellos con discapacitados adquiridas, hasta momento no reciben ningún tipo de reparación económica ni ayuda por su condición de salud.
Gonzalo Hilpanoca quien también perdió a uno de sus familiares indicó que el proceso se sigue dilatando a pesar de que con este próximo 24 de junio se cumple 11 años se esta sangrienta lucha.