Con el tradicional “liwacuy”, los pobladores de las comunidades de Urinsaya y Oruro del distrito de Crucero-Carabaya, dieron inicio a las actividades de carnavales 2018.

Muy temprano los tenientes gobernadores de estas comunidades junto a las autoridades políticas de los sectores llegaron hasta la plaza de armas de la capital del distrito para solicitar el permiso correspondiente a la Virgen del Rosario para proseguir con las siguientes actividades en el transcurso del día.

Tras ello, los pobladores se desplazaron junto a sus caballos hasta el valle de Oscoroque donde se desarrolló el primer barbecho del año, para determinar donde se deberán desarrollar las futuras chacras del año. También se programó la ofrenda a la madre tierra a fin de que proteja de los cultivos de este año.

Esta tradición data de varios años en varios distritos de la provincia de Carabaya como parte de la alegría que significa las llegada de los carnavales señaló Jaime Leque Apaza teniente gobernador de la comunidad de Urinsaya.