43610_370x0“¿Ya será la hora de casarnos?”, preguntó enfáticamente el presidente de la Corte Superior de Justicia de Puno, Hernán Layme Yépez, respecto a la connivencia de la justicia ordinaria y la justicia comunitaria, que han tenido muchos roces –algunos complicados de resolver– durante los últimos años.

Luego se respondió: “El ‘casarnos’ es la ley, pero esa ley donde se escucha a todas las partes debidamente. Y está muy difícil obtener esa ley, porque hay muchas cosas que debemos aclarar”. Esto, en el XV Encuentro de las Rondas Campesinas a nivel regional, acontecido en el distrito de Santa Rosa (Melgar).

Además de él, acudieron al evento muchas otras autoridades políticas y judiciales, las cuales llegaron a importantes conclusiones y acuerdos, como la instalación de una mesa de trabajo el próximo 30 de abril, con la activa participación de ronderos, fiscales, policías, etc., en la ciudad de Juliaca.

“Vamos a entablar una mesa de diálogo donde trataremos los acuerdos y el protocolo de coordinación entre los dos sistemas de justicia: la comunitaria y la ordinaria. Tenemos que ver cómo vamos a coordinar acciones”, dijo sobre ello Luis Mamani Cuno, presidente de la Central Única Regional de Rondas Campesinas de Puno.

De la misma forma, fue claro al señalar la postura de las rondas en este asunto: “No podemos irnos por la voluntad del doctor Hernán (Layme). La justicia debe ir coordinándose y respetándose: si nosotros respetamos la ley ordinaria, que respeten nuestras actuaciones de Rondas Campesinas, con nuestra justicia comunitaria”.

Mamani Cuno dijo esto basándose en el derecho constitucional que asiste a las rondas, la cual respalda los usos y costumbres de determinadas zonas de la región, y que se avala, entre otras normativas, en el artículo 149 de la Constitución Política, la Ley 27908, el Convenio 169, entre otras.

Por su parte, el director distrital de la Defensa Pública de Puno, Víctor Landa, señaló que la justicia comunitaria tiene límites, los cuales, básicamente, son los derechos fundamentales que la Constitución Política ampara.

“La ley reconoce (su justicia) en su comunidad, pero para juzgar hechos de menor gravedad. La perpetración de los delitos graves le corresponde a la justicia ordinaria. Un proceso, un delito de homicidio, violación sexual, narcotráfico, siempre está sometido a la justicia ordinaria”, sentenció.

El XV Encuentro Regional de Rondas Campesinas se realizó el pasado 18 y 19 de marzo, en el distrito de Santa Rosa (Melgar), organizado por la Central Única Regional, Central Provincial de Melgar y Distrital de Santa Rosa de las Rondas Campesinas, logrando convocar al presidente de la Corte Superior de Justicia de Puno y autoridades policiales de la región.