En medio del inmenso dolor y consternación fue enterrado  este jueves, el cuerpo de la menor de 15 años, estudiante del cuarto grado del colegio Julio Gavancho Enríquez, que decidió quitarse la vida al interior de su vivienda ahorcándose con una chalina por aparentes problemas emocionales.

Docentes, compañeros de aula, y familiares acompañaron el féretro de la menor hasta el cementerio general de Macusani, para darle el último adiós. El padre de la fallecida estudiante pidió una exhaustiva investigación sobre el caso.

La madre desconsolada, también solicitaba la intervención de las autoridades de la Institución Educativa, para que se determinar las causas para que la menor tomara está fatal decisión.