El general Máximo Ramírez, asesor de la subcomandancia general de la Policía Nacional del Perú (PNP), afirmó este lunes que la institución no mintió al momento de dar detalles del operativo policial realizado en la discoteca Thomas Restobar de Los Olivos, que terminó con 13 muertos.

Para el general la puerta del establecimiento no estaba cerrada, estaba junta, es decir, semiabierta. Por ello, defendió la versión que brindó el capitán PNP José Amézquita, quien estuvo a cargo de la operación aquel sábado 22 de agosto, y señaló que la puerta se encontraba abierta y que la aglomeración de personas provocó que se cerrara, quedando todos atrapados.

“Es diferente decir cerrada a decir junta. Esa puerta nunca estuvo cerrada y eso se observa en el video. Todos dicen cerrada. Cerrada significada que está cerrada con su cerrojo y esa puerta nunca estuvo cerrada. Por esa puerta entran los parroquianos y policías. Para mí, esa puerta estuvo junta y esa es la posición que siempre dijo el capitán Amézquita, el comandante general de la PNP y el ministro del Interior”, remarcó.