Para el 24 y 25 de julio diversos gremios sindicales de la región de Puno anunciaron acatar una paralización de 48 horas en apoyo a los pobladores de la cuenca Llallimayo y la defensa del agua; en Carabaya el sector educación aún está evaluando esa posibilidad, según aseveró el secretario provincial Felix Aumada.

A nivel del gremio regional, el dirigente Moises Chipana confirmó que se sumaran al paro regional, en tanto a nivel del Sindicato de Trabajadores del Sector Educación en la provincia de Carabaya  esto será materia de evaluación para confirmar en los siguientes días.

El dirigente provincial dijo que son conscientes de las luchas emprendidas por el pueblo, tanto en el valle del Tambo como en la cuenca del Llallimayo, por ello posiblemente también se sumen a estas protestas en acto de solidaridad.