36-Noticia-742436Falta gol. Igualó 1-1 ante Peñarol en su debut en la Copa Libertadores. El trabajo del DT Mariano Soso por ahora no se nota. Luis Aguiar adelantó para el ‘carbonero’ mientras el ‘Mudo’ Rodríguez empató el marcador. Diego Forlán no destacó.

Los gestos de incomodidad de Carlos Lobatón y Jorge Cazulo cuando se dirigían a los vestuarios reflejaban  el estado de ánimo de un Sporting Cristal que no pudo empezar a toda orquesta su debut en el Grupo 4 de  la Copa Libertadores. Esa ilusión del equipo cervecero de impresionar quedó enterrada debajo del empate 1-1 ante el Peñarol de Montevideo.
En los primeros quince minutos Sporting Cristal se afianzó desde la tenencia del balón y la dinámica. Ocupó espacios y tuvo movilidad dentro de ellos. Atesoró la pelota en la zurda estratégica de Gabriel Costa y la visión de Carlos Lobatón. Además tuvo en Horacio Calcaterra por el extremo derecho a  un tranvía de ida y vuelta. Con estos argumentos los celestes fueron en busca del arco de Gastón Guruceaga.  Y llegaron pero sin fortuna. En solo 10 minutos el equipo de Mariano Soso tuvo tres claras ocasiones de gol, pero la mala puntería, los nervios y la ansiedad de sus jugadores evitaron que el fanático bajopontino se llene la boca de gol en las tribunas del José Díaz. La primera situación de alarma sobre el arco uruguayo la llevó Santiago Silva pero su disparo salió cerca del parante izquierdo. Luego Alberto Rodríguez solo ante el arquero ‘mirasol’ erró tras rematar sin convicción. Silva tuvo su revancha para inflar las redes pero le pasó factura su poca técnica. De ahí en adelante Cristal bajó la persiana a su intención de ir en busca de inaugurar el marcador. Y empezó a aflorar el esfuerzo solidario del cuadro comandado por Diego Forlán, quien se estrenó como papá horas previas al choque por el torneo continental tras el nacimiento del pequeño Martín. ‘Cachavacha’ fue testigo del parto de su esposa Paz Cardoso vía internet en el Hotel Melía de San Isidro.
Pero retornando a lo futbolístico, Peñarol presionó más en las marcas y adelantó sus líneas. Y en la única ocasión que se le presentó en la primera etapa coronó. A los 39 minutos un despeje desde el área de Peñarol permitió al gigante Miguel Murillo pivotear el balón hacia el volante Luis Aguiar, quien se disfrazó de Forlán para de remate rasante ante la alocada salida de Diego Penny anotar el primero del partido.   En esta jugada tanto Renzo Revoredo como Jorge Cazulo no estuvieron precisos a la hora de hacer el cierre defensivo.
En la segunda etapa Mariano Soso se la jugó e hizo ingresar a Alfredo Ramúa en reemplazo de  Santiago Silva que lució sin brillo en el área rival. Cristal no jugaba más al toque, sino que utilizó como principal arma la jugada de pelota parada. Y justamente por esa vía llegó el empate a los 29 minutos tras un centro de Ramúa que encontró la cabeza del ‘Mudo’ Rodríguez para poner la igualdad y la calma en las tribunas. El experimentado zaguero –quien jugaba su partido número 30 en la Copa– anotó así su primer gol en esta competencia.
‘El carbonero’  ya sin Forlán en la cancha se limitó a defender y buscar el contragolpe. Incluso lo pudo ganar pero Murillo erró en un cabezazo solo frente al golero Penny que se mostró sobrio en su accionar.
Así llegó el final, con un Cristal que pagó caro su falta de contundencia frente al arco rival y un Peñarol que con poco se fue de Lima con un punto en el bolsillo. Y la alegría de su referente por ser padre por primera vez.

Pataditas

El último defensa central de Cristal que anotó en la Copa Libertadores fue Miguel Rebosio en 2007.  Los celestes vencieron 2-1 al América de México.
La última vez que un técnico de Cristal debutó con empate en la Libertadores fue Sergio Markarián en 1997 con el 0-0 ante Alianza.