Al cuestionado manejo del Ministerio de Salud (Minsa), tras el escándalo del “negociazo” del exasesor presidencial Carlos Moreno en octubre, se suma el desabastecimiento de medicamentos, la reducción del presupuesto del Seguro Integral de Salud (SIS) y la polémica deuda de 700 millones de soles que este programa mantiene con los hospitales del Perú.

Hoy, algo más de 16 millones de peruanos están afiliados al SIS, cuyo 25% se concentra solo en la ciudad de Lima. Pese a que la cobertura poblacional crece año tras año, los fondos bajan.

En 2015, el SIS obtuvo un presupuesto de más de S/1756 millones, pero dos años después solo recibió S/1414 millones. Es decir, se redujo en 20% el dinero para el pago de la atención de los asegurados, aunque el presidente Pedro Pablo Kuczynski prometió incrementar el presupuesto en salud en 0.5% al año.

“El plan de gobierno de PPK propuso incrementar los recursos al Minsa y mayor financiamiento al SIS, pero lo que se hizo fue recortarlos”, alertó el exministro de Salud, Óscar Ugarte.