Rusia confía en poder sacar al mercado la primera vacuna en el mundo contra la COVID-19 antes de octubre, anunció este jueves el director general del Fondo Ruso de Inversiones Directas (FRID), Kiril Dmítriev.

“Ayer concluimos con éxito la primera fase de los ensayos clínicos de la vacuna desarrollada por el Instituto Gamalei y la segunda fase esperamos terminarla el 3 de agosto, luego enseguida pondremos en marcha la tercera etapa, y no solo en Rusia, sino en una serie de otros países”, dijo Dmítriev en una rueda de prensa telemática.

Agregó que los científicos esperan que la aprobación de los órganos reguladores para el empleo masivo de la vacuna llegue ya “en agosto o en septiembre” de manera que pueda salir al mercado antes de octubre.

Según el funcionario, la vacuna rusa será “única” porque es la primera en el mundo que fue testado en animales -hámsters- que fueron infectados con una dosis mortal del virus tras recibir la vacuna y no se enfermaron.

“Naturalmente, todavía queda un camino por andar para mostrar ese efecto en humano en diversas fases”, precisó Dmítriev, quien dijo haber recibido ya una dosis de la vacuna experimental rusa porque está convencido de su eficacia y carácter inocuo.