Los estragos a consecuencia de las lluvias y precipitaciones sólidas en la región Puno son diversos. El sábado, el río Crucero se desbordó inundando varios tramos de la carretera del mismo nombre.

A consecuencia del anegamiento, tres familias estaban en riesgo de correr la misma suerte por lo que tuvieron que ser reubicadas por miembros de Defensa Civil.

Momentáneamente, el desborde del río que forma parte del afluente del río Ramis, ha sido controlado por las autoridades, pero se teme que haya un nuevo desborde por las constantes precipitaciones que caen en la zona.