El encuentro del 30 de agosto ante Bolivia aún aparece lejano en el calendario de la bicolor. Sin embargo, la atención de Ricardo Gareca está puesta en el decisivo encuentro por el reinicio de las Eliminatorias y para ello el DT tiene claro su plan.

Como principal conclusión, el ‘Tigre’ dio a entender que a pesar de la bajas de Paolo Guerrero, Renato Tapia y Aldo Corzo, los reemplazantes saldrán de la base de la Copa América Centenario. Y quienes se sumen al equipo deben pelearla.

“Perú tiene un grupo armado y voy a sostenerlo. Lo que más cuesta es formar un equipo y lo más fácil es desarmarlo. No es mi intención. Eso no quiere decir que venga algún muchacho a reforzar”, indicó.

El entrenador además descartó que esté apostando por un recambio generacional. A pesar de que dejó de llamar a jugadores que fueron considerados en otros procesos.

“No es que me haya propuesto realizar un recambio en la selección. Las circunstancias se dieron así en cada convocatoria. Analizo el rendimiento de cada jugador y decido. En el fútbol no se juega más con el nombre”, agregó.
Con ello no descartó el llamado de Jefferson Farfán. De todas formas, dependerá de las buenas actuaciones de la ‘Foquita’ en el Lokomotiv de Rusia para ser considerado. Eso sí, el reemplazante natural de Guerrero es Raúl Ruidíaz.

Ante Paraguay

Asimismo, se confirmó que el primer amistoso de la bicolor en la fecha FIFA será el 8 de junio ante Paraguay. Aún falta confirmar la sede, pero la principal opción sería Arequipa para preparar el partido ante Ecuador en Quito.

Eso sí, la Federación busca otro rival para jugar esa misma semana, ya que se trata de una fecha doble. Gareca aprovechará para consolidar aquella idea futbolística que tanto le obsesiona.