Durante el primer trimestre del año 2019, se han registrado 6 muertes maternas en el altiplano puneño, según el reporte epidemiológico emitido el 27 de marzo, por la Dirección Regional de Salud (Diresa) Puno.

Las Redess de Salud que registraron las muertes maternas son las de Puno, con 3 casos; seguida por la provincia de San Román, que registró 2; y la provincia de Melgar, con 1 caso.

Según la Diresa, las causas básicas de estos decesos fueron la corriente eléctrica, atonía uterina, retención placentaria, eclampsia y aspiración traqueobronquial, afecciones que se presentaron antes, durante y después del parto.

El reporte, asimismo, informa que los índices de muerte materna han ido disminuyendo durante los últimos años y que el mayor número se reportó el año 2000, con 79 casos. En los años posteriores, la cantidad pasa de los 20.

También se refiere que en la mortalidad fetal y neonatal, hasta la fecha se tiene registrados 52 casos en la región Puno, de los cuales 21 son muerte fetal y 31 de muerte neonatal, a diferencia del primer trimestre del 2018, cuando se registran 78 casos.

En ese marco, se reveló que la provincia que encabeza las cifras de muertes fetales y neonatales, es la de San Román, donde se registró el 65%, que significa 34 decesos.

Las provincias que siguen en la tasa de muerte fetal y neonatal son Puno, con 10 casos, y en un registro mínimo Azángaro (3), Carabaya y Lampa (2 casos cada uno), y la provincia de Yunguyo (1 caso)