Falleció a los 82 años (en 1973) en su vivienda la “Quinta Chambi” en Cusco. Años después, su nieto Teo Allain Chambi contó que su abuelo dejó cerca de 30,000 placas, y más de 15,000 fotografías en rollos, clasificados a puño y letra de Martín Chambi. Sólo después de su muerte, su obra ha sido estudiada, apreciada y admirada por todo el mundo.

Martín Jerónimo Chambi Jiménez nació el 5 de noviembre de 1891 en el distrito de Coaza, provincia de Carabaya, departamento de Puno. A la muerte de su padre, y con 14 años de edad, viajó a la mina Santo Domingo Mining Company, en Puno, y allí conoció la técnica fotográfica viendo a unos ingleses que también trabajaban en la zona.

A los 17 años llegó a Arequipa y comenzó como ayudante en el estudio del reconocido fotógrafo retratista Max T. Vargas, situado en la Plaza de Armas. En esta ciudad permaneció cerca de diez años y motivado por su deseo de vincularse con las comunidades andinas, viaja a Sicuani y posteriormente reside en Cusco, en donde logra dar vida al mundo andino a través de sus imágenes.

“Siento que soy un representativo de mi raza; mi gente habla a través de mis fotografías”