Las diferentes organizaciones sociales que conforman el comité de lucha por la defensa de la cuenca Llallimayo, ratificaron que desde el 22 de julio acatarán un paro indefinido, ante la inminente contaminación ambiental; así lo refirió uno de los dirigentes de la provincia de San Román, Salomón Coaquira.

Los dirigentes exigen el cierre definitivo de la minera Aruntani S.A.C., quien estaría contaminando toda la cuenca de Llallimayo; asimismo, el dirigente indicó que se sumarán a la paralización macro regional del 24 y 25 de julio, rechazando las políticas del gobierno central.

Coaquira señaló que en la reunión de las cuatro zonas de Juliaca, que se desarrollará mañana, ultimarán detalles junto a todos los dirigentes de la región, para ejecutar dicha acción de lucha y emprender una medida contundente.