Las muertes maternas continúan en incremento en el departamento de Puno y a la fecha alcanzan a 21 con el suicidio de una mujer embarazada en el distrito de San Gabán, provincia de Carabaya.

La última muerte corresponde a Lourdes Chambi Mamani (34), que tiene como domicilio en el sector de Tantamayo-Cuesta Blanca, con embarazo de quince semanas.

Según la ficha de notificación inmediata de muerte materna: la gestante dejó de existir en la carretera Lechemayo- San Gabán a las cero horas del 16 de noviembre del 2019, por envenenamiento (muerte indirecta) y deja en la orfandad a dos menores de edad.

Al parecer el personal de salud no identificó sobre algún signo de depresión que prestaba la gestante, por lo que decidió quitarse la vida ingiriendo veneno.