Para el consejero por la provincia de Puno, y presidente de la Comisión Especial de Investigación de las Gestiones Pasadas, Jorge Zúñiga Pineda, la permanencia en el cargo de la procuradora del Gobierno Regional de Puno (GRP), Belinda Vilca Chávez, es un riesgo para el trabajo a realizarse en contra de los actos de corrupción. Por ello, por acuerdo regional, dijo que exigen su remoción desde el 16 de enero, aunque hasta la fecha el Ejecutivo no ha tomado ninguna decisión al respecto.

Mediante el Acuerdo Regional Nro. 004-2019-GRP-CRP, emitido el 16 de enero pasado, a solicitud del consejero Jorge Zúñiga, se exige al Ejecutivo que Vilca Chávez sea cambiada lo antes posible. El escrito argumenta que la funcionaria de Juan Luque, desde el 2013, no ha registrado logros a favor del GRP, inclusive habría perdido 100 procesos administrativos a favor del personal nombrado.

En tanto, el asesor legal de la sociedad civil del distrito de Ácora, Rubén Calisaya, responsabilizó a Belinda Vilca de la desidia respecto a la defensa territorial y de recursos hídricos de la región. “Hemos sostenido una reunión en donde uno de los acuerdos es el pedido de su remoción junto a los dirigentes del Comité de Demarcación, que inclusive han permitido que la Biblioteca Nacional publique un mapa de Puno cercenado”, expresó.

Respecto a las denuncias, Zúñiga precisó que una vez culminado su trabajo, en 120 días, mediante acuerdo regional, recomendarán que la Procuraduría del GRP realice denuncias contra las exgestiones, entre ellas la de Juan Luque, exjefe de Vilca Chávez