Contundente es el primer día del paro de 48 horas en el distrito de Macusani capital de la provincia de Carabaya en contra del Electro Puno y el Gobierno Regional de Puno. Desde las cero horas de hoy se restringió el paso de vehículos por la carretera interoceánica que pasa por la ciudad, con cientos de piquetes de manifestantes, mercados cerrados y servicio urbano nulo.
Conforme a lo que se venía anunciando días previos, la población de Macusani se dio cita en los principales puntos de acceso a la ciudad restringiendo el paso de los vehículos, principalmente en la ruta que da hacia la ciudad de Juliaca y Ollachea.
Son más de una decena de vehículos varados los que provenían en su mayoría desde la ciudad de Juliaca, los pasajeros que venían a bordo de estos vehículos se ven en la obligación de caminar más de un kilómetro para llegar hasta la ciudad, mientras otros permanecen en los mismos vehículos a la espera de que se pueda habilitar la vía.
Las principales tiendas que se dedican al expendio de diversos productos, cerraron por completo sus puertas, al igual que el mercado central de Macusani cuyos socios conformaron en diferentes sectores los piquetes de lucha. La ciudad luce vacío sin el tránsito de vehículos motorizados.
Cerca a las 10 de la mañana un contingente de protestantes se concentró en la plaza 28 de julio para realizan un mitin y decidir las estrategias de lucha con la que se acatará el segundo día de paralización, al que además se sumaran otras localidad que ya confirmaron como la de Asillo, que rechaza el incremento de los pasajes hacia la ciudad de Juliaca.
Otro contingente de dirigentes encabezado por el presidente del Frente de Defensa de los Intereses de la provincia Dionisio Valeriano, llegaron hasta la ciudad de Puno para buscar entablar un diálogo con los funcionario de Electro Puno y el Gobierno Regional.