juliacaTras una audiencia que duró más de cinco horas, el Poder Judicial ordenó el encarcelamiento de tres de los 6 detenidos, tras el millonario asalto al aeropuerto de Juliaca registrado la noche del último viernes, de donde se llevaron 122 kilos de oro, 1 millón 900 dólares, y más de 7 millones de nuevos soles.

El Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria de San Román, a cargo del juez Walter Paredes Lipa, declaró fundado el pedido de prisión preventiva por nueve meses, solicitado por el fiscal Wilber Cerpa Quispe, de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de San Román.

La medida fue dictada en contra de Juan Pablo Chirinos Vargas (39), de nacionalidad boliviana; Zacarías Yana Quispe (39) y Miguel Ángel Pérez Tirado (37), proveniente de Lima, quienes deberán responder a la justicia por los delitos de robo agravado y tenencia ilegal de armas.

La fiscalía sustentó que los acusados están vinculados con el hecho delictivo al ser intervenidos en el sector de Caragachi, Comunidad de Canchi Grande, Distrito de Caracoto, donde se encontraron 30 kilos con 800 gramos de oro, 1 millón 70 mil nuevos soles, dos armas de fuego y municiones, por lo que se les impondría 18 años de cárcel.

En su defensa, Miguel Ángel Pérez Tirado calificó como injusta la medida de 9 meses dictada en su contra, pues aseveró que a la hora del asalto estuvo alojado en un hospedaje, y que llegó a la zona para manejar un vehículo, además indicó que él mismo solicitó la prueba de balística para demostrar que no participó del hecho.

Por su parte, el acusado Zacarías Yana Quispe mencionó que fue intervenido sorpresivamente al llegar a la casa de su madre para jugar, supuestamente, un partido de fútbol, y mencionó que intentó ayudar la labor policial al reconocer a un vecino de varios años atrás.

A su turno, el ciudadano boliviano Juan Pablo Chirinos Vargas, adujo ser inocente y negó haber participado del asalto, argumentando que llegó a la zona para realizar un trabajo como chofer, para trasladar un vehículo con destino al vecino país de Bolivia.

Tras el dictamen de prisión preventiva, se ordenó el internamiento de los mencionados acusados en un penal que deberá ser definido por el INPE, decisión que fue apelada por los abogados defensores, que en todo momento señalaron que habían contradicciones en el planteamiento de la fiscalía.

Cabe señalar, finalmente, que se dejó en libertad a Félix Yana Roque, Hernando Laura Yana Quispe y Edgar Suaña Mamani, detenidos inicialmente como sospechosos de pertenecer a la banda que perpetró el millonario asalto, aparentemente por no encontrarles vínculo con el hecho delictivo.