Después de un tiempo de permanencia en el distrito de San Antón, el párroco Padre Berly Condori Ezpetia se despidió con una misa celebrada en medio de una tristeza para los católicos

Fue uno de los párrocos con una vocación de servir, unir en la fe del señor a todo los cristianos, obrando la palabra de Dios.

Por otro lado el párroco hizo gestiones para la mejora de la fachada de la Iglesia cambiando la imagen de la casa parroquial, asi mismo adquirió algunas cosas en bien de la catequesis, coordinando con las autoridades y la población

Dentro de la fe católica compartió con niños, jóvenes, personas de tercera edad y por todo esto agradecieron por su apoyo incondicional.