Al derribarse el puente que interconectaba los pueblos la Oroya y Puerto Manoa en la selva de la provincia de Carabaya, las familias residentes en la zona tienen que cruzar el siempre peligro río Inamabari a través de canoas, expuesto a un permanente peligro.

La necesidad para cruzar desde el margen isquierdo hasta el otro extremo del río Inambari, hizo que en estos días se incorpore los vehículos acuáticos, comúnmente conocidos como canoas que brindan el servicio de transbordo.

Sin embargo en la mente siempre queda el amargo recuerdo de la tragedia ocurrida meses atrás en este mismo caudaloso río donde decenas personas perecieron al naufragar una canoa. “La población tienen necesidades para continuar con sus actividades y pese al peligro tiene que arriesgarse” comentan los pobladores del lugar.