Una persona identificada como Luciano Suichiri de 56 años, amaneció muerto sepultado por la nevada en la jurisdicción del centro poblado de Quicho Azaroma distrito de Ollachea. Junto a  él también fue encontrado con vida de milagro su hijo menor de 7 años quien acompañaba en la caminata que emprendieron por más 6 horas para  sacar a pastar sus animales.

El humilde ciudadano sin presagiar el comportamiento de la naturaleza, junto a su menor hijo salió de casa ubicado en el centro poblado de Quicho Azaroma el último viernes con dirección al sector llamado K´amara  en una caminata, luego de que el vehículo que brinda servicio hacia el lugar no apareciera.

La distancia entre ambas jurisdicciones, es aproximadamente de 6 horas de caminata. En el trayecto se desató una fuerte nevada que debilitó las fuerzas del ciudadano para seguir caminando provocando que cayera al piso y por la constancia de la nevada terminó aniquilándolo hasta dejarlo sin vida.

Su menor hijo de apenas 7 años de edad quien también lo acompañaba hasta su rebaño de alpacas, amaneció de milagro con vida, luego de que sus familiares acudieran en su rescate al ver que no retornaban a casa. El menor, junto a su padre fallecido, recién fueron encontrados la tarde de este sábado.

Los restos mortales del desafortunado ciudadano fueron enterrados ayer lunes ante la congoja de todo el pueblo de Ollachea que pidieron a las autoridades que atiendan a esta zona alejada que carecen de vías de comunicación.

Se reportó que las fuertes lluvias y las nevadas permanecen cayendo en esta zona alta de la provincia de Carabaya provocando también la masiva mortandad de crías de alpacas.